El Soldado de la Guerra del Pacífico

Soldado del ’79 Ramón Figueroa

 

Se le conoce como “El Soldado de la Guerra del Pacífico”, pero su verdadero nombre es Ramón Figueroa Jara, un lautarino que lleva en el corazón el recuerdo de los valientes que un día desde la antigua Frontera fueron enviados a combatir a las cálidas arenas del desierto nortino, quienes a paso redoblado sudorosos y cansados lograron entrar victoriosos a la capital del Rímac.

En el cementerio de nuestra ciudad reposan cinco de estos bravos que en sus guerreras lucían orgullosos los parches de recuerdo de la Guerra del Pacífico, emblemas victoriosos que quedaron estampados para recordar la valentía y superioridad guerrera de nuestro ejército.

Si bien es cierto nuestro “Soldado” no participó en esa ni en otras guerras, desde hace algunos años decidió estar presente en ceremonias oficiales, desfiles y otras festividades patrióticas para evocar la especial participación de los batallones de esta tierra que fueron embarcados en tren en Angol con destino a Valparaíso, para de allí abordar los buques de la Armada que los llevarían al frente combate.

Hay que recordar que el entonces llamado Ejército del Sur era el que proporcionaba las tropas veteranas instruidas en la Frontera y entre otros los batallones Angol, Chillán, Bío Bío, Arauco, Ñuble y los escuadrones de Carabineros de Angol y de La Frontera, fueron requeridos para las diversas acciones de la guerra.

Para dar énfasis  a su personaje, El “Soldado” Figueroa mandó a confeccionar el uniforme más conocido de los que se usaron por parte de nuestro país en esa conflagración bélica: Pantalón rojo, guerrera azul con bocamangas y cuello rojo, cinturón de cuero con hebilla dorada, quepís rojo y azul, símil del uniforme francés, que complementa con botas tipo comando, hermanas modernas de los gloriosos “calamorros” (que muchos de nuestros soldados usaban por primera vez en su vida), que les protegieron en las largas caminatas a que eran sometidos para desplazarse por la pampa.

Nuestro “Soldado” es saludado con respeto y siempre es requerido para entrevistas por parte de la prensa local. Sirvió por más de 30 años en la Policía de Investigaciones, donde jubiló como Suboficial Mayor, grado al que ascendió por méritos y con las mejores calificaciones, logrando en su momento el reconocimiento de su Institución, lo que ha quedado reflejado en documentos y diplomas otorgados por los mandos de la Policía Civil.

Adición:

Hace algunos años (03-06-2013) Chile Crónicas publicó este artículo, sobre este personaje que llenaba los espacios en las ceremonias dieciocheras de Lautaro. Ayer, (28-10-2020), don Ricardo Candia, Director del canal de TV local, me ha comunicado que debido a una enfermedad, don Ramón dejó de participar con su vistoso uniforme en las ceremonias locales y que el uniforme completo se lo donó a él, para que se conserve en el futuro museo que el Sr. Candia está levantando junto a su canal de TV. 

Un saludo a la distancia a nuestro amigo Ramón Figueroa, que hoy reside en Temuco, esperando que su estado de salud lo acompañe por mucho años.

 

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →