Poeta María Olga Mansilla Alvarado

María Olga Mansilla Alvarado es la poeta longeva de mayor producción literaria del Temuco del último tiempo.
Sus días pasan entre la lectura de los clásicos de la literatura y recuerdos de su pasado. A pesar de haber publicado 25 libros, aún tiene material para continuar su obra.
A los 90 años, se lamenta de no haber comenzado a escribir desde los 11, cuando escribió su primer poema.
Numerosos premios de nivel internacional adornan paredes y muebles de su casa, que durante años ha sido la sede del “Grupo Literario Ñielol”.   

María Olga Mansilla Alvarado
María Olga Mansilla Alvarado

   

Es oriunda de Puerto Montt, hija de padres chilotes; durante sus estudios primarios y humanísticos fue una alumna destacada, que siempre ocupó los primeros lugares. En 1950 fue enviada  a Temuco para ver la posibilidad de ejercer como profesora, avalada por sus excelentes notas, luego de haberse licenciado de Sexto Año de Humanidades en el Liceo de su ciudad natal.

Trabajó en el campo como profesora rural y más tarde en el Liceo Gabriela Mistral; estuvo también en la “Imprenta Mansilla”, de su hermano y cuando se creó la Universidad Católica en Temuco entró a estudiar para sacar el título de Profesora de Enseñanza General Básica, egresando con honores el año 1963.

Fue destinada a cumplir sus labores en la escuela pública de Cherquenco, lugar donde había trabajado cuando no tenía título. Allí se desempeñó durante tres años, uno en General López y después por una permuta se trasladó a trabajar a la Escuela N° 2 Arturo Prat de Temuco, donde prestó sus servicios como maestra durante 17 años.

Con el tiempo recibió varias destinaciones en el área educacional, llegando a desempeñarse en el Liceo Pablo Neruda, para más tarde terminar su carrera docente como inspectora en el Hogar Estudiantil Municipal, de Prat con Bilbao.Algunos años antes de jubilarse, comenzó a entrar de lleno a la actividad literaria, labor que debería haber desarrollado mucho antes, pero razones de trabajo y familiares no lo habían permitido. En 1989 publica su primer libro de poemas titulado “Tiempo y Destino”, el que es considerado por el Mineduc como material de apoyo para los alumnos desde 5° Año Básico a 4to. Año Medio. Ese sería el aliciente que esperaba para dar inició a una obra que desde entonces no ha cesado y que hoy está avalada por la publicación de veinticinco libros de poesía, prosa poética y cuentos.  A pesar de que tiene varios trabajos en narrativa, recalca que para ella su fuerte ha sido siempre la poesía.
La necesidad de divulgar su obra y adquirir un mayor roce literario le llevan a integrarse a los talleres y tertulias que efectuaba el poeta Omar Salvo en el Liceo Pablo Neruda. Ahí tuvo oportunidad de conocer a mucha gente vinculada a la literatura, con muchos de los cuales aún mantiene una gran amistad. A la vez ha participado en actos literarios, en ciudades como Nueva Imperial, Almagro, Angol, Lautaro, Collipulli, Pitrufquén y Pucón, entre otros.

María Olga Mansilla Alvarado libros

También en el Colegio de Profesores se hicieron talleres literarios con gente de Puerto Saavedra y Carahue, además de talleres de poesía, en los que pudo volcar sus conocimientos adquiridos como profesora y como referente literario de la región.
Uno de sus mayores logros ha sido la formación de la “Agrupación Cultural Ñielol”, que fue guiada por Jorge Jobet, el poeta temuquense a quien tuvo el gusto de tener en su casa.
Él le propuso que le pusiera ese nombre, a lo que en ese entonces era un grupo de amigos que se reunían periódicamente en las tertulias que organizaba en su casa. También hospedó en su hogar al poeta Juvencio Valle, Premio Nacional de Literatura y a otros poetas de Antofagasta; de Angol; de Lautaro; de Villa alemana; de Santiago y de Argentina.

Otro de sus logros fue el haber podido publicar una revista literaria, que con el nombre de  Revista Cultural “Páginas”, con temas variados, vinculados a la literatura y la cultura regionales, circuló durante algunos años a contar de 2006. El ideario de 60 páginas circuló bajo el logo de la Agrupación Cultural “Ñielol”, actuando la señora María Olga como editora y directora.
Su permanente disposición para con las cosas de la cultura y la poesía le han llevado a tener una nutrida correspondencia con varios escritores alrededor del mundo, además de haber concursado y ganado premios en Cali; Palma de Mallorca, (una copa grande que se la enviaron vía aérea); de Venecia. De estados Unidos, donde además tiene comunicación con Teresinka Pereira, influyente poeta de origen brasilero, radicada en Estados Unidos, quien es la presidenta de la Asociación Internacional de Escritores y Artistas, la que, además de poseer numerosas menciones literarias y de haber escrito una variedad de obras, fue candidata al Premio Nobel el año 2005.
Manifiesta sentirse conforme en el aspecto literario, virtud que tenía desde muy niña. Recuerda con cierta emoción que a los once años escribió su primer poema, lo que con el tiempo hizo de su vida una permanente afición por la poesía.

Es por eso que todo lo que sea literatura o escritura le apasiona. El haber volcado sus sentimientos hacia la poesía; su pasión por la cultura le llevó a proveerse de una nutrida biblioteca personal, que llegó a estar compuesta por más de tres mil volúmenes. Hoy parte de ella la ha ido regalando a amigos y colegios como el Liceo de Pueblo Nuevo y a los liceos de Marito Dillems, ya fallecido, donde también dio recitales, ya que ellos son reconocidos por el cultivo de la literatura y el castellano.

María Olga Mansilla se declara «Mistraliana»

 

Soy Mistraliana, porque mi papá, desde que yo nací creo, pensaba en Gabriela Mistral. Él trabajaba con profesores, como portero del Liceo de Hombres de Puerto Montt; entonces eso de trabajar con profesores y su inquietud personal, hicieron de él un hombre muy culto, ya que ahí había una hermosa biblioteca y el leía mucho.

Entonces desde que yo tengo recuerdo, me habló de Gabriela y él me decía: tienes que querer a Gabriela porque ella quiso mucho a sus niños y tú tienes que ser igual que la Gabriela. Él me hablaba de Gabriela como si la hubiera conocido, entonces desde muy pequeña, en mi hogar supe del trabajo literario de Gabriela Mistral y al final terminé siendo profesora por lo mismo, porque dentro de su enseñanza siempre tenía presente el trato con los niños y era lo que él quería para mí.

Bueno, yo seguí las intenciones de mi padre especialmente y también tuve un padrino que se preocupó mucho de mí y ellos hicieron lo posible para que yo fuera profesora. Después cuando yo le mostraba algún escrito mío, mi padre no me creía. Como yo escribía muy rápido y se lo mostraba, él me decía: esto ya los sabías y ahora me lo vienes a mostrar cómo propio.

Luego de Salir de Puerto Montt, la añoranza y la nostalgia por la familia, le hizo seguir más bien por el lado de la literatura.

EL “GRUPO CULTURAL ÑIELOL”

A pesar de la pandemia el grupo Ñielol no ha desaparecido, pero sí debido a esta situación no se han podido efectuar reuniones. Sus integrantes están y muy pendientes de que algún día llegue el momento de poder volver a reunirse. Es posible que el aforo limite la cantidad de integrantes, pero hasta la fecha nada se puede hacer todavía.

De esos veinticinco libros, ¿cuáles son las más destacados para usted?

“Perfil de Horizonte” es un libro que quiero mucho, porque en ese libro yo escribí poemas para una persona que yo quise mucho en mi vida. Ahí están los recuerdos, está revelado todo el cariño que yo tuve por esa persona, pero en general ahora “Evocación”, porque hablo de mi padre, de la familia; ese libro tiene muchos recuerdos de la crianza, de la niñez. Salí de veinte años de Puerto Montt, pero la vida, lo más importante ha quedado plasmado en la poesía.

¿Cuál fue su último libro?

“La voz de mi silencio” es mi último libro publicado en 2020, Ahora tengo algo escrito, pero parece que le vamos a poner punto final a la escritura, Dios dirá; de repente llega la inspiración, no es algo que uno se lo propone, sino que la mente avisa y no se sabe cuándo, pero de repente alguien me dicta y yo sólo tengo que tomar el lápiz y escribir.

Años atrás la Municipalidad de Temuco me distinguió por ser la persona que ha hecho más cultura en la región; también el Colegio de Profesores me distinguió como la profesora que más hago cultura. Tengo diplomas que me han enviado de Brasil, de Alicante y de otros lugares. En España se han hecho recitales y han declamado poemas míos, en Venecia y en Palma de Mallorca también.

Finalmente, mi deseo final, después de este peregrinaje por esta zona, me habría gustado que mis cenizas fueran esparcidas en el mar de Puerto Montt, pero eso es algo que debe ver mi familia, ya que yo no voy a tener ingerencia en eso.

                      

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →