Víctor Manuel Chiappa, hijo de La Frontera Bibliógrafo de don José Toribio Medina y don Diego Barros Arana

Vivió en Lebu, Cullinco-Perquenco, Victoria, Lautaro, Temuco, Renaico, Quellón y Mafil, desde escribió las bibliografias de Barros Arana y Medina.realizando además uno de los primeros estudios sobre los Mapuche.

Hasta hace unos 50 años no había muchos antecedentes disponibles sobre la biografía de Víctor Manuel Chiappa, amante de la bibliografía, al que según Guillermo Feliu Cruz y otros escritores atribuían su nacimiento en la capital de la Frontera en el año 1869. Claro, en ese año todavía no se fundaba Temuco, pero así quedó escrito en diarios y libros.
Chiappa nació en Lebu, el 28 de junio de 1870, habiendo sido bautizado el 11 de octubre de ese año en la parroquia Santa Rosa de Lebu, con el nombre de Víctor Emmanuel, hijo legítimo de Carlos Chiappa Gorra y de Rosa Lay Sánchez. Su padre de nacionalidad italiana, tenía tierras en un lugarejo llamado Temuco, ubicado a unos 160 kilómetros de Lebu.

Con el fin de dar al niño una buena educación, es enviado a estudiar al Instituto Nacional, donde fue alumno de don Diego Barros Arana, eminente historiador que por esos años ya había comenzado la publicación de su monumental Historia General de Chile en 16 tomos (1884-1902), situación que el joven Chiappa supo ponderar en su justa medida, manifestando su inclinación por el aspecto bibliográfico, del que con el correr de los años sería un profundo apasionado.

Su hermano mayor Julio Chiappa, hizo los primeros planos del ferrocarril de Púa a Curacautín, proyecto de la vía internacional a la Argentina por el paso de Pino Hachado; Fue alcalde de Victoria durante 1896 y 1897, y los años 1894 y 1897 ocupó el puesto de regidor. Adquirió el fundo Santa Rosa de Perquenco, cercano a la estación ferroviaria de Cullinco, donde se estableció por muchos años.

Víctor Chiappa se avecindó con su hermano en ese lugar y con el correr del tiempo también estuvo presente en las elecciones municipales de Victoria entre 1897 y 1899, ocupando los cargos de tercer Alcalde. Allí contrajo matrimonio con doña Sara Muñoz, perteneciente a una antigua familia talquina que se había avecindado en Victoria.

Su permanencia en el fundo Santa Rosa, y su niñez en los alrededores de Lebu le permitieron conocer a fondo el mapudungun, situación propicia para escribir un pequeño ensayo de 19 páginas titulado “Contribución a los estudios araucanos; nombres zoológicos mapuches, catalogados por V.M. Chiappa”. Este interesante trabajo fue editado por la Imprenta El Comercio, de Victoria el año 1901.


Colaboró en este estudio la presencia en el fundo Santa Rosa, de Segundo Jara Kalbun, conocido como el primer poeta mapuche, al que Chiappa protegió, le enseñó a leer y lo hizo conocido publicando sus poemas en el diario “El Mariluan”, de Victoria y a la vez lo puso en contacto con el célebre filólogo alemán Rodolfo Lenz, quien viajó al sur y entrevistó a Kalbun en el fundo Santa Rosa, como parte de sus estudios de la lengua mapuche.


Don Guillermo Feliú señala esta publicación como el inicio de la amistad epistolar entre el gran bibliófilo americano y alguna vez llamado “de la cristiandad”, pero lo cierto es que Medina ya el año 1898 le envió a Lautaro dos cartas en que se hablaba sobre el proyecto de los estudios araucanos en que trabajaba Chiappa.

Es posible que este último haya conocido al gran bibliófilo durante sus estudios en el Instituto Nacional, donde también debe haber comenzado a adquirir material para la Bibliografía de Barros Arana, ensayo que publicó el año 1907 en Temuco y que fue impreso por la Imprenta y Encuadernación Alemana. Según reseña Feliú, el autor “trataba de rendir un homenaje en vida al venerable maestro. En 118 páginas en 4°, de una edición de 200 ejemplares, en un papel que no está la altura de la elegancia de la impresión”. Y es comprensible, se estaba en La Frontera y por esos años los papeles que llegaban al sur, no siempre eran de la calidad de los que se podían conseguir en la capital.

Buscando nuevos horizontes, en los primeros años vivió un tiempo en Lebu, en Santiago, en el fundo Santa Rosa, en Victoria, entre 1890 y 1898; En Lautaro entre 1898 y 1906; en Renaico, entre 1907 y 1918, en Quellón entre 1919 y 1926; en Concepción entre 1927 y 1930 y en el fundo “Rucapichiu”, de Máfil, entre 1931 y 1932; (fechas aproximadas) generalmente dedicado a las actividades agrícolas y madereras.

Aunque no existen indicios de sus inicios en la masonería, se sabe que perteneció a la más alta jerarquía de las logias masónicas de La Frontera, incluso estuvo ligado a la creación de la Logia Masónica de Angol.


Don Diego Barros Arana

Don José Toribio Medina

Víctor Manuel Chiappa

En Renaico

En Renaico, ya casado, fue gerente de la Compañía Maderera Malvoa, que tenía un gran establecimiento industrial de maderas a orillas del río y en lugar inmediato a la estación ferroviaria. Ocupaba una casa cercana. Enorme, dice su más cercano biógrafo, con capacidad para treinta alojados y un comedor similar.
“En el primer piso se hallaba el escritorio y biblioteca. Era una sala de ochenta metros cuadrados o más, con grandes ventanas que daban al jardín, dividido en una amplia avenida, con mesas, escaños, columpios. En aquella sala había anaqueles llenos de libros, entre los cuales se contaba la colección particular más completa de obras de Medina”.
“La casa quedaba a corta distancia de la estación ferroviaria y el establecimiento industrial, a una cuadra, a la orilla del río. Era una construcción enorme dividida en cuatro departamentos que separaban las diferentes elaboraciones. Cerca el departamento de máquinas que proporcionaba energía a los demás, había un pequeño puerto fluvial, al cual llegaban las balsas con troncos de árboles que venían de la montaña andina”

La obra del bibliófilo Víctor Manuel Chiappa

En 1905 publica “Noticias bibliográficas sobre la colección de Historiadores de Chile”; ”Bibliografía de don Diego Barros Arana”, editada en la Imprenta y Encuadernación alemana de Temuco, en 1907; le siguen dos tomos titulados “Noticia acerca de la vida y obras de don José Toribio Medina”, 1907; “Epítome de las publicaciones de don José Toribio Medina”, 1914; “Catálogo de las publicaciones de don José Toribio Medina”1924: “Anotaciones bibliográficas sobre Pedro de Valdivia”, 1930; “Índice Bibliográfico de la Colección de Historiadores de Chile, 1931”.


A la obra de Chiappa, se agregan un total de 131 cartas que recibió entre 1898 y 1930 de parte del destacado bibliófilo americanista. En estas notas, Medina demuestra el aprecio que sentía por él, a quien enviaba siempre el primer libro que editaba en su imprenta elzeviriana. Este epistolario fue entregado antes de su muerte a Guillermo Feliú Cruz, curador de la Sala Medina de la Biblioteca Nacional, que albergó el enorme archivo compuesto por 22.000 volúmenes impresos y 500 volúmenes manuscritos, que el eminente bibliógrafo donó al Estado para bien de la cultura nacional y en la que a nuestro personaje, ciudadano de La Frontera de aquellos años, le cupo también una interesante participación.
—o0o—

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →