Delvyhe Reynolds y su “Poesía bajo las estrellas”

Poesía Bajo las estrellas Delvyhe Reynolds
Delvyhe Reynolds

Visito a Delvyhe en Mininco, el pueblo de su infancia, ese pueblo que de estación pasó a ser conocido en la región por la belleza de sus paisajes, por la calidez de su gente, donde sus habitantes fueron un poco olvidados luego de que el ferrocarril de pasajeros lanzara su último pito lastimero y las locomotoras quedaron estancadas en el lecho del olvido, en las maestranzas y carboneras, dejando a cientos de poblados pequeños con la esperanza de volver algún día.
Mininco todavía tiene ese modesto fluir de pueblo chico y desde allí Delvyhe se siente inspirada para labrar su canto elzeviriano, haz luminoso que le permite efectuar esta verdadera danza poética bajo las estrellas.
El trazo acrisolado de su pluma va vertiendo anhelos, amores prohibidos, tristezas, desesperanzas, remembranzas e ilusiones:

La mujer del carpintero
Con el hombre de la profesora
En la oscuridad de la noche
Se besaban en el silencio.
(Relato pueblerino)

Así, desde su pequeño poblado la poeta va madurando su poesía y en un descanso de su oficio disfruta unos instantes:

Aroma fuerte,
Aire moreno, lo siento en mis labios,
Lívidos en la mañana fresca.
Todo ese sabor merece
Esa calma dentro de mí
Este beso en toda mi piel.
(Aroma de café)

En el surcar eterno de la poesía, nuestra amiga prendida a su pueblo nos entrega toda una extensa gama de poemas en un libro que, si bien no es el primero en que éstos salen a la luz, es el que debiera dar inicio a sus propias publicaciones, porque ella, como muchos de los escritores de la Región, ha hecho un esfuerzo personal para sacar adelante esta producción que hoy día hemos comentado.

POESIA BAJO LAS ESTRELLAS
AUTORA: DELVYHE REYNOLDS BARRIENTOS

Impresos Caracol, Talchauano, Chile, 2014
Primera Edición, 112 Páginas, 20×13,5 Cms.

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →