Nicanor Parra el “Anti” de Chillan

Ya no recuerdo cómo ni porqué

“abracé la carrera de las letras”

 

Pareciera ser que los poetas mueren a los 80. Los antipoetas pasan de los cien y tan contentos

 

Son cien años de uno de nuestros más controvertidos poetas. Don Nicanor ha sido el único que ha  sabido apropiarse del título de “Anti”, el único que pretendiendo negar la poesía, ha navegado en sus bajeles y se ha internado en las brumas espesas del verbo y la dialéctica, desentrañando mitos, pretendiendo verdades, macerando églogas.

Para quienes algo hemos leído de su poesía, no termina de sorprendernos con su metódica virulencia ya pagana, ya cristiana, con su brincar de verso en verso, buscando ideas nuevas, saltando  territorios desconocidos, oquedades inconclusas; un orfebre de verdades y sonrisas.

Sobre el “Anti”, el poeta ha creado su señorío, se ha apropiado del verso simple, como obrero con su pala, como abeja a la flor, señalando la  maestría  de sus raíces, porque “Los Parra”, no sólo son chilenos, no sólo tienen las manos aferradas a la guitarra, también tienen la mente,  los pies y la energía creadora que los impulsa a destilar versos desde una vid sin hojas y sin frutos; porque donde hay un coirón lo convierten en buganvilia y donde hay un espino lo convierten en frondoso  reparo.

Fue a fines de los años veinte cuando este muchacho que era  parte de una familia chillaneja, como muchas de La Frontera,donde el cantar era su sino, caminó por las calles del viejo Lautaro, cuando todavía se podía visitar la Casa Francesa y por las calles circulaban coches y carretas moviendo de aquí para allá el cargamento humano, el trigo, y las jugosas chuicas de chicha que hacían las delicias de los veteranos de la guerra, que paseaban sus rasgados uniformes por las calles empedradas y polvorientas.

Ese paisaje que hoy no existe,  se ha perdido, pero Don Nicanor tal vez tendrá alguna claridad sobre esos años vividos en la vieja Araucanía, la misma que alzando su voz lo saludará este sábado al cumplir su primera centuria, al cumplir su primer siglo, al cruzar esa etapa tan importante en la vida de un hombre.

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →