Eugenia Toledo Keyser, presencia literaria

Hace algunos días tuve la grata sorpresa de recibir la visita de la escritora, poetisa y crítica literaria Eugenia Toledo Keyser, una mujer simpática, amena, de mucha conversación, culta, entretenida, con un vigor que la ha destacado en las letras norteamericanas donde ha ejercido como crítica, ensayista y con una especial dedicación a los talleres literarios, donde entrega a sus alumnos toda una experiencia de vida vinculada a la literatura y especialmente a la poesía.

Neruda, Teillier, Valle y muchos escritores fueron fluyendo en el curso de la conversación en que la historia no estuvo ausente y en la que también participaron nuestro amigo Orlando Pacheco, Patricia Mora y el esposo de Eugenia.

Actualmente radicados en Temuco, vivieron durante más de treinta años en el Estado de Washington, en el noroeste de los Estados Unidos, pero más precisamente en la ciudad de Seattle, donde Eugenia desarrolló su activa carrera en las letras. No en vano ostenta un Master en Literatura Latinoamericana y un doctorado en Literatura Española.

A su paso por Lautaro nos dejó para nuestra biblioteca los libros «Arquitectura de ausencias», «Tiempo de metales y volcanes», ambos de su autoría y un tercero «La luz ambarina de la lluvia: Letras de Temuko», en el que comparte autoría con Carolyne Wright.

“Diseño mi escritura

Como la gubia entre las maderas”

 

Dicen los primeros versos del libro “Arquitectura de ausencias”, que le pertenece y verdaderamente es una obra bien estructurada, de observaciones, de preguntas, de búsquedas, de pasados y presentes, cuya sinfonía va vibrando en el pañol donde desarrolla su trabajo literario, donde esculpe el aliento que va  cincelando cada verso de su obra, en varios de los cuales va dejando impreso el perfume personal de sus vivencias.

En «Tiempo de Metales y volcanes» nuestra amiga Eugenia nos presenta una poesía coloquial, hogareña, del lar, en la que va describiendo espacios y paisajes y de paso con especial espontaneidad va rememorando a poetas , acontecimientos que han marcado su vida y la de miles de personas. Neruda, Bolaños y algunos poemas en que se aprecia su acercamiento a la poesía de Huidobro, dan un marco de calidez y señorío a sus versos.

Así va por el sur grabando en sus versos la estampa del tiempo: El tiempo corre por las calles/ no se detiene ni un segundo; poesía simple, espontánea; lluvia y viento, nieve y sol, estructura maravillosa entre metales y volcanes. Algo digno de leer.

«La luz ambarina de la lluvia…» es una antología sencilla,  efectuada con la escritora Carolyne Wrigth, pero que contiene trabajos de varios escritores de Araucanía y también de las autoras, que nos demuestran que un libro de 68 páginas también puede ser confeccionado en rústica, corchetes de por medio y entregar un mensaje poético de calidad.

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →