¡Oh!, el medio ambiente

Las nuevas políticas del Estado nos están entregando continuamente una serie de consejos para el diario vivir, cuando ya la tierra parece comenzar su declinar amenazada por el calentamiento global originado por los humos incesantes de chimeneas, estufas, máquinas y un sinfín de actividades que van generando una polución nociva para la atmósfera.

Alertada por esta situación, la SEREMI del medio ambiente Andrea Flies junto a Frontel se encuentran realizando una campaña por la Región con el fin de dar a conocer lo nocivo que resulta mantener las pilas gastadas en los domicilios, por lo que junto con hacer la respectiva propaganda se van retirando estos elementos en contenedores especiales para su posterior destrucción, de tal forma que no se integren al medio ambiente como entes disociadores para la vida del ser humano.

Jardín Infantil de Blanco Lepín dio la pauta en la entrega de pilas

En este contexto, un grupo de infantes de la comunidad lautarina de Blanco Lepin aparecieron como los nuevos vigilantes del medio ambiente, al llegar a entregar las pilas que botan sus padres y que ellos recolectan en su aula, incentivados por sus tías que en realidad parecen comprender que la enseñanza del medio ambiente tiene que efectuarse en la primera infancia para que pueda tener resultados positivos.

Su presencia incentivó a los mayores y luego fueron apareciendo muchos adultos que de esta forma se desprendían de la verdadera bomba de tiempo que son las pilas, las que integradas a la basura generan una serie de inconvenientes a la naturaleza y por su intermedio, al ser humano.

Concejal Ricardo Candia y Andrea Files, Seremi del Medio Ambiente de Araucanía

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →