«Quinchamalí», artes, letras, sociedad; una revista para el buen leer

La pandemia azotó muy fuerte a Chillán el año pasado. Como al igual que en todas las regiones del país, se detuvieron las actividades culturales, dejaron de aparecer los diarios, pasando a ser la edición digital el único medio que podía competir con la pandemia. Algo similar ocurrió con las revistas.

Sin embargo, Quinchamalí tradicionalmente en buen e iluminado papel, decidió no darse esa licencia y prefirió esperar para volver a iniciar sus actividades y salir al público tal como lo había hecho con su veintena de números anteriores.

Hoy hemos recibido el N° 23 de esta revista, que se fraguó en el Taller de Cultura Regional UBB y que tan exitosamente dirige su director, Dr. Alejandro Witker Velásquez. Es un número pendiente del año pasado; pero en él encontramos esos cálidos matices que irradia la tinta, fruto del trabajo de buenos diagramadores, que número a número entregan un producto atrayente, diferente; presentación que también facilita al lector su encuentro con los diversos artículos que presenta la revista.    

ARTURO MERINO BENITEZ

Esta edición está dedicada al visionario creador de las aerolíneas Santiago-Arica y luego Santiago-Magallanes el comodoro Arturo Merino Benítez, unidades pioneras que más tarde, bajo su mando darían vida a la aerolínea bandera de nuestro país: “LAN-CHILE”, cuyos aviones volaron durante muchos años por los cielos de la Patria, de América y del mundo. Hoy la aerolínea ha cambiado de propietario, por razones comerciales, pero en su esencia será siempre la aerolínea que prestigió a nuestro país por la pericia de sus pilotos, la mayoría forjados en La Fuerza Aérea de Chile y en los diversos clubes aéreos del país.

Si bien es cierto este número está dedicado al Comodoro Merino, también hay otros artículos importantes como la crónica que nos recuerda al periodista Sergio Millar Soto, escritor de nota de la vida aérea y gran cronista de la región de Aysén. Experiencias que aparte de sus crónicas en el diario “El Llanquihue”, de Puerto Montt, le permitieron llevar a las prensas 14 libros en que dejó reflejado el espíritu austral de su obra histórica y literaria.

Son varios más los artículos de historia y arte que en 180 páginas dan vida a este interesante número, pero en el mes de Fiestas Patrias no podemos dejar de hacer referencia a la crónica sobre el poblado conocido como “Cariño Bota’o”, que nos trae reminiscencias históricas de la Patria Nueva y de los motivos que dieron origen a tan singular nombre.

Nuestras felicitaciones a nuestro amigo el Dr. Witker y a todo su grupo editorial por esta publicación, que nos permite mantener nuestra vieja adicción, que no es otra que el buen leer.

—o0o—

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →