«El Tren Lechero» del Paraguay

Del ferrocarril cotidiano al “Tren lechero”. La obra musical de Félix Pérez Cardoso en el devenir de antigua tradición ferroviaria del hermanos país.

Por: Héctor Alarcón Carrasco
Aportes histórico y fotográfico:
Constantino Lissandrini
Paraguay

 Si bien el ferrocarril nació como un medio de transporte de pasajeros, muy pronto sus vagones dieron paso a la carga colectiva: animales y mercaderías comenzaron a hacerse cotidianos en los itinerarios de largo o corto alcance, dando origen a diversos nombres que permitían identificarlos por el gran público, que sin fijarse en sus características no dudaba en ocupar sus asientos, sin importar la calidad de aquellos. Recordemos que el ferrocarril fue el único medio de locomoción durante gran parte del siglo XIX. 

Así hubo trenes famosos como el Transiberiano, el Oriente Express y otros de gran categoría en la vieja Europa. Pero también ha habido otros, de nombres no tan conocidos como el “Shangay” en España, que también tuvo su homónimo en Chile, cuya denominación se dio al tren que circulaba por el ramal de Freire a Toltén, por los atrasos que sufría su desplazamiento y cuyo apelativo surgió de la película “El último Tren a Shangay”, que tuvo versiones en los años 30 y 50 del siglo pasado, en la que se relataban las peripecias de un viaje vía ferrocarril durante la guerra. 

El Paraguay fue uno de los primeros en importar locomotoras y rieles para dar curso más tarde a una vía internacional que unió ese país con Argentina; más directamente Asunción con Buenos Aires.

Siendo el Paraguay un país más bien pequeño, sus esfuerzos se centraron en tener una vía internacional que lo pudiera unir con la gran urbe del Atlántico.

A principios del siglo XX, existía el servicio del Ferrocarril Central del Paraguay, el tranvía a vapor de San Lorenzo (también conocido como Tren de Villa Morra) y los diversos servicios tranviarios tanto eléctricos como de sangre los que multiplicaban sus labores, incluso prestando servicios funerarios.

Como en otros países, los primeros trenes que arribaban temprano a la capital, a la vez que podían llevar frutas y verduras frescas, tenían como principales clientes a los tamberos que, aposentadas en las cercanías de las estaciones, utilizaban el tren como medio de transporte para conducir el lácteo producto  a la capital a primeras horas de la mañana, para ser distribuido tempranamente al comercio, donde los clientes podían adquirirla, especialmente para el consumo de los menores, que por aquellos años usaban la leche como principal complemento de su alimentación.

Tanto el servicio del FCCP como el Tren a San Lorenzo transportaban mercaderías varias del interior hasta el mercado Guasu, por aquel entonces ubicado en las plazas centrales hoy conocidas como Plaza O´Leary y Plaza de la Democracia hasta 1940, para trasladarse definitivamente en lo que hoy se conoce como Mercado Municipal N°4 sobre la calle Silvio Pettirossi.

Aquellos trenes, de andar cansino, tractados por viejas locomotoras a vapor, que paraban en cada tambo, recibían el nombre de “tren lechero”. Con el tiempo este nombre se hizo genérico para los trenes que tenían varias paradas y así hubo trenes lecheros en Argentina, Bolivia, Inglaterra, España y muchos más.

No obstante, pareciera ser que, en Paraguay, a pesar de que hace unos veinte años que no tiene ferrocarril, el nombre de “Tren Lechero”, ha subsistido en la memoria colectiva de su pueblo, siendo motivo de orgullo, especialmente por los habitantes de San Lorenzo, quienes se atribuyen la paternidad del nombre del recorrido de tren que alguna vez unió a la capital Asunción con la ciudad de San Lorenzo y no otro en la República.

Sin embargo, Esto que para muchos pareciera ser banal, para los sanlorenzanos es motivo de justo mérito este reconocimiento ya que en sus solares frecuentaba el eximio músico, autor, y reconocido cultor del arpa paraguaya, don Félix Pérez Cardoso.

Para antiguos personajes, el verdadero tren lechero salía de Ypacarai o inclusive desde Paraguari, iba a Areguá, Luque y de allí a Trinidad, y llevaba tarros de leche, frutas y verduras de las quintas productoras de las zonas y un pasajero de lujo, Cecilio Báez, que nunca acostumbro a vivir en Asunción.

Según nos aporta nuestro amigo Constantino Lissandrini: “Al Trencito de San Lorenzo se lo conoció también como “Tren Lechero” por una licencia artística del virtuoso del arpa paraguaya Félix Perez Cardozo, que escuchando una madrugada el silbato y los “bufidos” de la maquina desde la quinta de Carlés, compuso el famoso tema musical, en el que el arpa replica los sonidos del tren”.

El Tren Lechero también conocido como tranvía a vapor o trencito de San Lorenzo, comienza a circular en 1884 desde el centro de Asunción y en su máxima extensión deja de operar en 1936. Es conocido también como tren del Dr. Morra por haber sido quien mediante este medio de locomoción hacia llegar colonos a su nuevo barrio en las afueras de la ciudad por aquel entonces.

En puridad, por esos años, tanto el Ferro Carril Central del Paraguay como el Tren a San Lorenzo realizaban el mismo servicio, tanto de transporte de personas como de mercaderías varias para ser vendidas en el gran mercado en el centro de la ciudad de Asunción, ninguno de los dos contaba con un servicio exclusivo de transporte de leche.

He ahí el quid del asunto: un tema musical divide a sanlorenzanos con los del ramal de Ypacaraí, porque ambos se sienten como los generadores del nombre de “Tren Lechero”, inspiración del músico que nació en Hyaty (Paraguay), el 20 de noviembre de 1908 y falleció en Buenos Aires el 9 de junio de 1952 y que dejó numerosas obras para arpa, siendo considerada “El Tren Lechero”, una de sus más bellas creaciones del arpa popular paraguaya, tema inspirado en el candenciosos andar del tren y sus típicos golpeteos de las ruedas sobre los rieles. Como una forma de acentuar su primacía sobre las características de este ya famoso tren, en 2018, San Lorenzo realizó la reinaguración de su estación ferroviaria designándola con el nombre de «Tren Lechero», obra que fue sellada con una intersante exposición histórica presentada por el centro cultural de la ciudad.

Habrá discusiones sobre el origen del Tren que inspiró el nombre de este tema folclórico, es posible que algún día los trenes regresen al Paraguay, pero si eso sucede, de lo que estamos seguros es de que allí estarán presentes los trinares del arpa paraguaya y de nuevo el “Tren Lechero” será un tema de unión y regocijo para todos sus habitantes.

Araucanía 030821

—o0o—

Escuche «El Tren Lechero» de Félix Pérez Cardoso en: (89) TREN LECHERO / FELIX PEREZ CARDOZO – YouTube

Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Ver todas las entradas de Héctor Alarcón Carrasco →